En este esquema explico de forma muy gráfica cómo se utilizan los tiempos verbales en inglés.

Como podéis ver, cuando utilizamos “continuos” o “progresivos” es para centrarnos en la duración de la actividad, y cuando utilizamos tiempos “simples” es para centrarnos en un resultado o eventualidad.