El “shadowing” es una técnica para mejorar la pronunciación, entonación y fluidez en un idioma. A grandes rasgos, esta técnica consiste en que el hablante repita de la forma más fiel posible y muy rápidamente lo que acaba de oír en una grabación centrándose sobre todo en los sonidos: como un loro o como si fuera la “sombra” del hablante de la grabación. Se han realizado muchos estudios en el campo de la neuropsicología acerca de la velocidad de respuesta que muestran que esta técnica puede ser muy beneficiosa.

A través de este tipo de prácticas, se consiguen beneficios en cuanto a la articulación de diferentes sonidos que quizá no sean muy naturales en tu lengua nativa pero que sí lo son en la lengua que intentas aprender. Mediante el “shadowing” entrenas a tu boca para que pueda producir los sonidos del inglés de forma más natural y sobre todo, más fluida.

Además, mejoras tu entonación al adquirir patrones típicos del inglés, y aprendes a conectar las palabras entre si, algo que requiere práctica pero que suele costar ya que habitualmente, cuando hablamos en otro idioma se une otro problema: la velocidad de procesamiento, que en ciertos niveles, es muy baja y ya de por si nos obliga a hablar más despacio. Con el “shadowing” este problema se elimina, ya que ya no tienes que pensar en qué vas a decir, solo en cómo vas a decirlo.

Otro aspecto positivo de esta técnica es que puedes realizarla de forma independiente y que es no requiere mucho tiempo practicar todos los días. Por ejemplo, uno de los grandes proponentes del “shadowing” es el lingüista y conocido políglota Alejandro Arguelles, y recomienda hacer tus ejercicios de “shadowing” mientras caminas para asegurar una mayor oxigenación de la sangre y por tanto, del cerebro.

¿Qué necesitas para empezar?

Esta técnica es genial porque para empezar solo necesitas un clip de audio.

Busca un clip de audio corto (máximo 4 o 5 minutos) con una sola persona hablando en inglés. No es necesario que sea un hablante nativo, pero debe tener una pronunciación excelente.

¿Tienes los audios de tu libro de inglés? Pueden estar muy bien para realizar esta actividad.

Si vas a realizar esta actividad en el móvil te recomiendo la app gratuita Wannalisn, en la que además de poder hacer ejercicios de listening con películas y series, también podrás utilizar esos clips cortitos para practicar “shadowing” de forma entretenida y variada.

Otra herramienta que podría venirte bien es Youglish. Yo la uso mucho con mis alumnos para que vean la gramática en contexto. Si estás intentando aprender a decir una palabra concreta y te cuesta, utiliza Youglish para hacer ejercicios de “shadowing”. En esta herramienta, el buscador te encontrará miles de clips que contengan la palabra o la frase que has buscado para que la puedas escuchar y repetir en contexto, y con subtítulos para poder ver exactamente cómo se dice cada palabra.

Otra buena opción es encontrar vídeos de Youtube de personas cuya pronunciación te guste y seleccionar partes de lo que dicen para practicar “shadowing”. Esto también lo puedes hacer con series y películas.

Finalmente, para sacar todo el partido a esta técnica, un material muy muy bueno son los audiolibros. En ellos, el narrador suele hablar de una forma más pausada, y además, si tienes el texto para poder analizar lo que has dicho y convertirlo también en una actividad de gramática o vocabulario, ¡mucho mejor! Aquí te recomiendo una página en la que podrás encontrar este tipo de materiales.

Cómo se desarrolla un ejercicio de “shadowing”

1. Elige tu clip de audio.

2. Escucha el clip el audio.

Antes de empezar a realizar el “shadowing” es importante que escuches el audio al menos una vez. Puedes escuchar solo una parte para centrarte en ella, o escucharlo entero y luego ir parándolo.

3. Practica el “shadowing”

  • Trata de repetir lo que dice el hablante de tu grabación de la forma más rápida y más precisa posible.
  • Para el audio las veces que necesites
  • Intenta imitar todos los aspectos del habla de la persona que estás escuchando: las vocales y consonantes, la entonación, los acentos de las palabras, las pausas…
  • Es importante que hables en voz alta y clara.

Nota: si tienes un nivel inicial o intermedio bajo, es muy recomendable que leas una transcripción de lo que estás diciendo a la vez que lo dices, sin perder nunca de vista que el enfoque aquí está en la pronunciación. Si tienes un nivel intermedio alto o avanzado, esto no será necesario, aunque siempre puede ser interesante.

4. Grábate.

Cuanto hayas practicado un poco, grábate diciendo las frases

5. Escucha tu grabación.

Para comprobar las similitudes y diferencias entre cómo lo haces tú y cómo lo hace el hablante original, escucha el audio que has grabado muy atentamente.

Consejos finales

  • Asegúrate de estar muy concentrado durante los minutos que realices esta actividad para obtener el máximo rendimiento. Busca lugares tranquilos donde realizarla. Puede ser en casa pero también en un parque, la playa…
  • Usa los clips de audio varias veces. Deja pasar unos días y vuelve a repetir con el mismo clip para comprobar que has mejorado tu habilidad de reproducir lo que dice el hablante.
  • No te pases mucho rato realizando esta actividad. Practica unos 10 minutos al día y vas a ver mejoras antes de lo que piensas.
  • Repite los pasos de tu ejercicio de “shadowing” las veces que necesites. Es posible que para llegar a repetir con la velocidad deseada tengas que hacer el ejercicio 15 veces, pero en cada uno de esos intentos, estarás mejorando sin duda tus conocimientos y fluidez.

¿Vas a probar? ¡Cuéntame en comentarios qué tal te ha ido si has probado!