Una de las cosas más positivas que obtiene cualquier persona que estudia inglés cuando escucha canciones en inglés es una mejora de su pronunciación, pero esto solo ocurre si trabajas con las canciones y tratas de cantarlas. Aquí te voy a explicar unas cuantas actividades de estudio autónomo que puedes hacer para mejorar tu pronunciación.

Usa canciones aprender a producir los sonidos del inglés

Cada idioma tiene sus propios sonidos y por eso a veces se convierte en un desafío el aprender a producirlos, es decir, que tu boca sepa hacer ese sonido. Es posible que algunos sonidos te resulten difíciles distinguir y esto puede dificultar que llegues a articularlos.

Actividad de estudio autónomo

Busca la letra de una canción que te guste y busca diferentes sonidos (vocales, diptongos, combinaciones de consonantes) en la letra. Trata de encontrar palabras con ejemplos de un mismo sonido. Aquí tienes un ejemplo de la canción “Stupid Love” de Lady Gaga. He señalado ejemplos de un mismo sonido en distintas palabras. Esto te puede ayudar a ver como a pesar de no escribirse de la misma manera, las palabras pueden compartir sonidos. Puedes ayudarte del Diccionario Fonético Internacional (en inglés International Phonetic Alphabet, IPA).

Puedes escuchar la canción y leer la letra a la vez aquí:

Después de realizar el ejercicio, escucha la canción e intenta cantar. Cuando cantes, piensa más en los sonidos que puedes oír que en como se escriben las palabras. Fíjate en cómo produce los sonidos el o la cantante. Al acabar, vuelve a los apuntes que hiciste en la letra y reflexiona sobre como sonaban las distintas palabras y si hay alguna diferencia en cuanto a lo que tu esperabas. Necesitarás repetir una canción varias veces hasta poder reproducir los sonidos correctamente, pero te aseguro que obtendrás resultados.

Usa canciones para aprender sobre las sílabas y la acentuación de las palabras

Las palabras en las canciones se ajustan a la música, ayudando a quienes aprenden un idioma a asociar la cantidad de sílabas y la acentuación en estas palabras con ritmos que harán que todo sea mucho más fácil de recordar.

Actividad de estudio autónomo

Para aumentar tu conciencia sobre el número de sílabas y la acentuación de las palabras en inglés, puedes hacer lo siguiente: busca la letra de una canción en Internet, selecciona algunas palabras y adivina el número de sílabas real que tiene esa palabra, escribiendo un número al lado, y luego decide cual de las silabas es la acentuada en cada palabra. Cuando termines, escucha la canción y comprueba tus predicciones. Después, practica pronunciando estas palabras tal como las escuchaste y canta toda la canción.

Usa canciones para practicar el “habla conectada”


El “habla conectada” es la forma natural en que hablamos, uniéndonos y enfatizando ciertas palabras, en lugar de que cada palabra esté sola. Las contracciones (dos palabras formando una) son un ejemplo extremo de la forma en que conectamos el habla. La mayoría de estudiantes de inglés aprenden palabras de forma individual y, especialmente en los niveles inferiores, tienden a pronunciar cada palabra por separado. Algo muy importante a tener en cuenta cuando hablamos de “habla conectada” es que no todas las palabras dentro de una frase tienen el mismo peso. Hay palabras que tienen una forma débil y una forma fuerte, y dependiendo del énfasis que queramos darle, las pronunciaremos de un modo u otro.

Actividad de estudio autónomo

Las canciones, y especialmente sus estribillos, proporcionan ejemplos reales y “pegadizos” de cómo se pronuncian frases completas. La música enfatiza aún más el “flujo” de las palabras.
Las canciones, como otros textos hablados, están llenas de contracciones. A menudo, los alumnos y alumnas con los que trabajo se resisten a utilizar contracciones. Trabajar con canciones puede ayudar a normalizar y automatizar la pronunciación de estas contracciones.
Utilizamos canciones que tienen numerosas palabras contraídas para convencer a los alumnos de que las contracciones son naturales en inglés.

Encuentra la letra de una canción que te guste. Aquí he elegido “New Rules” de Dua Lipa. Busca ejemplos de contracciones y señálalos. Escucha la canción y haz el esfuerzo consciente de pronunciar las contracciones como lo haga el o la artista.

En este vídeo puedes escuchar la canción y leer la letra a la vez:

¡Combínalo todo!

En tu sesión de estudio con canciones, prueba a hacer los tres ejercicios que he explicado: centrándote en sonidos, sílabas y “habla conectada”. Conocer más sobre la pronunciación te ayudará a identificar lo que haces mejor y peor, y mejorarás tu pronunciación. Lo que más te va a ayudar al final, es practicar, practicar y practicar. Si quieres saber más sobre estudiar inglés con canciones, visita esta entrada donde te explico como la música te puede ayudar con otros aspectos del inglés.